jueves, 24 de julio de 2008

AJEDREZ, LA LUCHA MENTAL.


«No me sorprendió que el infierno fuera una biblioteca. Tener acceso a las palabras y no a lo que designan es la más refinada versión del suplicio de Tántalo».

Había una vez un rey que buscaba un consejero. Se presentaron varios candidatos, y el rey los puso a prueba jugando con ellos al ajedrez. Sólo dos consiguieron ganarle, y los demás fueron despedidos. A continuación, el rey dispuso que los dos candidatos que le habían ganado se enfrentaran a lo largo y a lo ancho de doce partidas, y uno de ellos las ganó todas. Y para sorpresa de sus cortesanos, el rey eligió como consejero al perdedor, decisión que justificó en estos términos: «Jugar bien al ajedrez suele ser un signo de inteligencia, pero jugar muy bien suele ser un signo de necedad o de locura, pues sólo un necio o un loco le dedicaría a este juego todo el tiempo y el esfuerzo que requiere llegar a dominarlo».


CARLO FRABETTI. LIBRO INFIERNO


1 comentario:

Tresístole. dijo...

El ajedrez y la vida,dos luchas completamente distintas,pero en todas hay reinas,reyes,o simples peones.