domingo, 5 de junio de 2011

UN CAMINO EMBARRADO.



TANZAN Y EKIDO IBAN un día por un camino embarrado. Caía una fuerte lluvia.


Al llegar a un recodo, se encontraron a una joven encantadora con kimono  y faja de seda, que no podía atravesar el cruce.


“Vamos muchacha”, dijo tanzan  enseguida, y alzándola en brazos la pasó.
EKIDO no volvió hablar hasta la noche, cuando llegaron alojarse en un templo. Entonces, no pudo contenerse más.  “Nosotros, los monjes. No debemos acercarnos a las mujeres”, le dijo a tanzan.

“especialmente a las jóvenes y bonitas. Es peligroso. Por que hizo usted eso?”.
“Yo deje a la chica allá atrás”. Dijo tanzan.


“¿Usted Todavía la está cargando?”








2 comentarios:

ferzvladimir dijo...

<span>muy bueno...no es los errores que cometemos, sino nuestra actitud hacia ellos</span>
<span></span>
<span>saludos</span>

ferzvladimir dijo...

No es tanto la actitud hacia nuestros errores, sino nuestro desapego ante acontecimientos  que no tienen  la menor importancia. 8-)