domingo, 25 de mayo de 2008

LA LEY Y LA FUERZA



Para combartir maquiavelo ve dos opciones, la ley y la fuerza. La primera la interpreta como propia de los hombres, por sus facultades racionales. la segunda es un razgo tipico de los animales.Los grandes lesgisladores del pasado no hicieron mas que unir ambas voluntades, ley y fuerza, para bien de quien se encuentra en el poder. por lo tanto siempre sera util para un principe saber saber hacer uso de una y de otra. tener por preceptor a un maestro mitad bestia y mitad hombre , no quiere decir otra cosa que un principe necesita saber utilizar una y otra naturaleza, y que la una sin la otra no es duradera. Esto coloca la principe en la necesidad de imitar la naturaleza de los animales. "Debe entre ellos imitar a la zorra y al leon a un tiempo; por que el leon no se defiende de las trampas, y la zorra no se defiende de los lobos. los que solo toman como modelo al leon no entienden sus intereses. por lo tanto un principe prudente no puede ni debe mantener fidelidad en las promesas, cuando tal fidelidad redunda en perjuicio propio, y cuando las razones que la hicieron prometer ya no existen. si los hombes fueran todos buenos , este precepto no seria bueno, pero como son malos y no observarian su fe con respecto a ti, tu tampoco tienes que observarlas con respecto a ellos.




1 comentario:

ferzvladimir dijo...

Esto queda mas explicado en el principe en una de las maximas mas famosas escritas por nicolas maquiavelo, autor de esta magnifica estamapa de la politica y la diplomacia.

"A los hombres hay que vencelos con los hechos o con las palabras" esta expresion hace referencia a la eficaz conciliacion, la diplomacia por parte de un principe de la guerra, dos tecnicas con las que puede persuadir a sus rivales o aliados. cuanando la primera no funciona se actua como bestia, y ahi comienzan las artes de la guerra. no exactamente una guerra con sangre.

simplemente la mejor maestria es usar esa fuerza, vencer a los enemigos sin combatirlos, sin que una gota de sangre caiga al piso.