domingo, 22 de marzo de 2015

3 SOLUCIONES EMPRESARIALES PARA LA REPUTACIÓN DE LOS POLÍTICOS




¿Por qué nos molestan tanto los anuncios políticos?

Se han vuelto intolerables porque son exactamente eso, anuncios: los políticos están tratando de venderse de manera anticuada como ya ni los productos de consumo se venden.

¿Qué pueden hacer?

La respuesta está en hacer menos publicidad y más propaganda.

¿Cómo es eso? ¿Qué no es lo mismo?

¡No, no es lo mismo! Ése es el error fundamental de los políticos y sus respectivos publicistas. Por eso los ciudadanos buscamos una bolsita de avión cada vez que atacan nuestros sentidos con la obligada escena en el cine de la familia artificial hablando de secuestros; con el actor-taxista conmovido por la graduación de su hijo; con la voz actuada de un “campesino” que no está contento; con el político de siempre inventando un tercer partido al cual pertenecer. Su error es pensar que publicidad y propaganda son lo mismo.

He aquí la diferencia fundamental que trata la imagen pública como ciencia social, cito al Dr. Gordoa:

“FIN: La Publicidad busca vender un producto o servicio, la Propaganda ganar adeptos.

“MENSAJE: Mientras la Publicidad dice ‘Cómprame’, la Propaganda dice ‘Quiéreme’.”

¿Qué están haciendo los políticos para que los quieran? ¿Cómo están reflejando los spots el esfuerzo que implica su trabajo? ¿Cómo comunican eso desde varias perspectivas para que converja sin fisuras en un posicionamiento verosímil?

Curiosamente, las grandes marcas usan estrategias de propaganda y no sólo de publicidad. Y digo que es curioso porque los partidos políticos tienen mucho que aprender de las grandes marcas sobre este tema, y no porque sean adorables, impolutas y buenas: simplemente saben administrar los estímulos para provocar una respuesta colectiva unificada. Véase a Coca-Cola con la ‘felicidad’, McDonald’s con el ‘me encanta’, Dove con ‘mujeres comunes’ que salen del paradigma de belleza artificial… las empresas se acercan a la sociedad con comedores inmensos como los de Alsea, o como Nacional Monte de Piedad, que ni siquiera se considera una empresa… buscó ser una Institución de Asistencia Privada (IAP), y gracias a esa estrategia es líder en el negocio de los préstamos prendarios desde 1775 (innovaron tanto, que pocas empresas hoy comprenden ese modelo tan avanzado). Los esfuerzos para ganar adeptos son realizados inclusive por las criticadas televisoras que ayudan a incontables personas mediante sus fundaciones.

El punto es que las empresas, ante el odio de miles, saben reaccionar; algunas se vuelven auténticamente ‘socialmente responsables’, otras sólo lo intentan, pero el efecto es aceptable en general y produce una espiral virtuosa: empiezan por fingirlo y acaban por serlo de verdad al sentir las bondades (que incluyen rentabilidad y posicionamiento… ¿ya ven partidos?, copien el modelo… si deja ser social oriented).

Hoy por hoy existen necesidades sociales muy particulares que son cubiertas más por las empresas que por el gobierno, llámese atención a niños con cáncer o personas con discapacidad mental en estado de abandono, entre muchas otras. Si nos damos un chapuzón en la información disponible en internet, encontraremos que el dinero necesario para soslayar este tipo de carencias, no viene del gobierno, viene de la IP. Eso hace que una madre en condición precaria (por ejemplo, que esté dudando si debe abortar o no, por falta de recursos) prefiera una fundación financiada por empresarios como Vifac, a una institución pública que indirectamente representa a un partido. Perdónenme ustedes, pero hasta los narcotraficantes han sabido colarse en el amor de algunos pueblos. ¿Y los políticos? Los detestamos. Los criticamos. Y no dudo que haya buenos y capaces, sólo que no han sabido ganar adeptos. No han sabido hacer propaganda.

Revisemos un poco la historia de la propaganda. Podemos mencionar a personajes relevantes como Gustave Le Bon, quien creó teorías sobre la piscología de las masas; Walter Lippmann, padre del estudio de la Opinión Pública, y el más notorio: Edward Bernays. Él era sobrino de Sigmund Freud y, por ende, tenía conocimientos muy avanzados para su época relacionados con la psicología. Las marcas más importantes y los políticos más connotados acudían a él tanto para ganar adeptos como para generar animadversiones contra otros. Si alguien cree que El Príncipe de Maquiavelo ha influido fuertemente en la forma que vivimos actualmente, debería leer el libro Propaganda de Bernays, para darse cuenta del enorme alcance y trascendencia de estas ideas. Bernays describe de forma muy breve y acertada la compleja relación entre la psicología humana, la democracia y las corporaciones.

Sus técnicas ahora son la base para la creación de imagen pública de empresas y personas, así como de campañas políticas. Quien viva en una sociedad democrática y no conozca estas técnicas está inerme, carece de libertad aunque crea tenerla. ¡Y peor aún!: político que no las conozca, está en seria desventaja contra sus dos peores enemigos: la desidia y el hartazgo de sus votantes.



Soluciones a la crisis de reputación que tienen los partidos desde un punto de vista empresarial

Solución 1.

La más difícil… simplemente hacer política (auténtica). Los políticos tienen que empezar a hacer con más rigor aquello que es su oficio: P o l í t i c a.

¿Pero, qué es eso? ¿Cómo se ‘hace política’?

Sólo se necesitan dos cosas, y ambas son un arte y ciencia a la vez… Se necesita dominar:

El arte de servir a los demás
El arte de conciliar intereses.
Ambas disciplinas son dignas de estudio y se requiere talento y vocación, como en cualquier disciplina. Sin esas dos, ni el hombre más inteligente del mundo podrá lograr nada valioso para su pueblo.

Entonces, los políticos deben conciliar los intereses de las diferentes fuerzas para que ellos puedan servir a su país. Primero entre los “buenos” y luego entre todos los demás. Un pueblo es multicolor: hay blancos, verdes, grises, morados y negros. Las sociedades que caminan, que avanzan, comprenden que el bien común es lo que se busca. En esto estriba la conciliación de intereses, en buscar el bien de la mayoría involucrada. Una filosofía sencilla pero difícil de llevar a cabo, porque es la más inteligente.

Existe la parte compasiva y constructiva en la ecuación, misma que debemos reforzar; a la maléfica y destructiva debemos enfrentarla evolucionando, pero no negándola. Es como querer erradicar la prostitución; no se erradica, se controla. Y con controlar me refiero a controles como se conciben en la administración de empresas o en las sociedades de primer mundo (multicitadas) como Holanda, Suecia, Suiza y en un futuro próximo México (pensando que se hará realidad lo predicho por la teoría del bono demográfico; dice que seremos la quinta potencia mundial en algunos años). De la misma forma debemos actuar sobre la corrupción. Son bellísimos los discursos en contra de la impunidad y que nos merecemos algo mejor. Eso es cierto, pero no hay un camino milagroso hacia eso… no vendrá un mesías (ni Obrador ni Jesús), mejor aceptemos esa sombra y seamos como el rey Salomón en la tradición oral: pongamos a los demonios a construir el templo.

Los narcotraficantes están y no van a desparecer, los corruptos están y no van a desparecer por algún tiempo. Ellos son los demonios de Salomón y no van a dejar de serlo. Los políticos deben considerar a sus adversarios internos y externos, y también a sus aliados para erigir un Estado. Esa relación caótica debe llevarse a cabo, ésa es la extraña y delicada función de un político.

Pero de todo esto, en ese concilio lo más importante es que los políticos tienen que considerar al pueblo, a la gente de a pie. No existe hoy en día un acercamiento auténtico a sus intereses; han sido ignorados sistemáticamente. Se ha vuelto una relación cínica y eso, con el tiempo, se corrige como en la naturaleza: el agua rompe barreras artificiales y genera inundaciones que restablecen el equilibrio. Así, las revoluciones ideológicas, sociales, políticas o bélicas son como el agua, “como la gota constante que abre una grieta”. Recordemos la definición de Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios.” Amigos políticos, mejor evitémonos eso y hagamos auténtica política (digo, pa’ que los quieran).

Solución 2.

Una cabeza visible que sea congruente con la función esperada de servicio.

Consideremos el supuesto de que la iglesia sufre una crisis de reputación sostenida en el tiempo (pederastas, nexos con la mafia, ideas anacrónicas sobre sexualidad, sermones que no conectan con la actualidad, etcétera), ¿cómo puede sobrevivir en estos tiempos?

Bueno, evidentemente con una cabeza de cara dura y que sea reflejante de todas esas atrocidades, la iglesia no conservaría por mucho tiempo a sus adeptos (recordemos que la palabra “Propaganda” nace de la iglesia con su llamada Propaganda Fide, intención lanzada en 1622 para propagar el cristianismo, ellos son expertos en la materia).

La cara limpia de la cabeza es importante. Esa testa tiene que tener abajo en el pecho un corazón lo más cristalino posible. Y aquí uno esta idea con un concepto importante de imagen pública, un axioma que dice: “la imagen de la titularidad permea en la institución”. De ahí lo que se pretendió con Juan Pablo II… de ahí lo que se pretende con el papa Francisco… (Sí, ya sé que dijo de la mexicanización de Argentina por el narco y “nos ofendimos” profundamente… pero la idea es ésa). Un proceso largo, pero que al final está rindiendo algunos frutos de credibilidad, lentamente… pero al menos no se ha deteriorado aún más.

Si en esa conciliación de intereses, con el fin de buscar el servicio a los demás mediante el bien común, se logra, a pesar de la podredumbre, encontrar a una persona incólume y se le coloca a la cabeza, voila! La magia empieza a suceder: imaginemos una caricatura japonesa en la que el héroe adquiere un poder al ponerse una corona, o cuando la cápsula de mando se posa sobre el robot gigante (recuerdo a Mazinger Z, pero tú debes ser muy joven para recordarlo). El cuerpo empieza a actuar de forma distinta, la unidad social se ve influida por este personaje, por la cabeza.


¿Quieres un ejemplo vívido y político? Ahí está José Mujica. Imposible no quererlo: veamos esto para conocer cómo vive, y revisemos esto para ver cómo representa a su país en la ONU (tipazo).


No creas que Uruguay carece de corruptos, mafiosos, malos políticos y otra clase de “tepocatas, alimañas y víboras prietas”… por supuesto que los hay. Tampoco es que los mexicanos seamos una estirpe maldita y única; es que todos los pueblos son iguales. Observemos la historia de cualquier país de primer mundo, tan propios ellos, tan avanzados… (¡Bárbaros cuando en México ya había pirámides y astronomía avanzada!) Todos los países tienen una historia impresionantemente sangrienta y corrupta, cualquier pueblo. Uruguay del 73 al 85 sufrió una terrible dictadura a manos de Juan María Bordaberry.


Bordaberry disolvió el Parlamento al estilo Hitler, Mussolini, Pinochet, Franco, Gadaffi, Videla… y al estilo de cualquier dictador. La historia está ahí al alcance de todos. La convulsa historia de Uruguay es parecida a la nuestra en muchos sentidos, y aun así pudieron encontrar a una persona que era digna de su cargo. Inteligente y sorprendentemente los políticos, y no los ciudadanos, pusieron a Mujica al alcance de la elección popular.


Partidos políticos, les pregunto: ¿cómo es su cabeza visible? ¿Les es favorable? ¿Han visto el esfuerzo que hacen empresas para resaltar a sus CEO? ¿Qué opinan de Mark Zuckerberg de Facebook, Larry Page de Google, Jeff Bezos de Amazon, Howard Shultz de Starbucks, Richard Branson de Virgin? Todas estas empresas, y muchas más tienen una cabeza que puede no ser perfecta, pero se esfuerza por representar congruencia, servicio e interés por el público, por algo que llamamos stakeholders.


¿Cómo es la cabeza de la política en México? Pues así debe ser bajo las circunstancias que vivimos; casi claro… límpido. Un rey Salomón más que un mesías que los demonios mismos respeten para construir el templo llamado estado funcional, y al final hasta ellos se vean permeados (no premiados) con la bondad de esta cabeza con corazón.

Solución 3.

Todos somos políticos.

Amigo lector, te quiero compartir un secreto que fue compartido por el mismo Gustavo Baz (así es… el de la avenida) al papá de un buen amigo de apellido Flores, hace ya algunos años.

Gustavo Baz Prada fue un médico, político y revolucionario mexicano, que ocupó los cargos de gobernador del Estado de México, senador y secretario de Salubridad y Asistencia, entre otros. Fue, en opinión de muchos, un político sobresaliente y útil para su país. El secreto del éxito de Gustavo Baz se basaba en cuatro aspectos fundamentales, eran sus máximas para ser un buen político, aquí van:

Nunca hablar mal de nadie
Vivir dentro de la realidad
No confundir lo supuesto con lo averiguado
Ser oportuno

¿Ya las leíste bien? ¡Son científico-espirituales! (Caray, este señor debió ser masón como Juárez.) Se parecen a Los cuatro acuerdos del Dr. Ruiz mezclados con el método cartesiano.


¿Por qué habrían de ocuparnos? La explicación la tiene Jesús Manuel Cabrales Silva, a quien cito textualmente: “Nadie puede dar lo que no tiene. Hay una frase muy conocida: ‘el pueblo tiene el gobierno que se merece’. Personalmente no estoy de acuerdo con ella; creo que el pueblo tiene el gobierno que se le parece, y si queremos un gobierno (o políticos) honesto, capaz y de resultados, entonces empecemos a propagar la idea de que necesitamos un pueblo con las mismas características.”

¡A favor! El siguiente cliché no deja de ser una realidad: “Para un mejor México, empecemos mejorándonos nosotros mismos.”


Hagamos, todos, buena propaganda.



Contacto:

Correo: alex.llantada@gmail.com
Twitter: @Alex_Llantada

LinkedIn: Alejandro Llantada Toscano

Facebook: Alex Llantada

jueves, 12 de febrero de 2015

¿QUÉ HAY QUE TENER PARA EJERCER UN LIDERAZGO EXITOSO?


Según el diccionario de la real academia de la lengua española, la palabra líder  proviene de la voz inglesa leader  que significa guía.  Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora.

El líder es la personalidad principal que guía a un grupo a alcanzar determinados objetivos, es la cabeza del grupo y es a la vez el representante de ese grupo al que guía.

Nadie nace siendo líder. Para ser líder se necesita estar consiente de nuestras propias capacidades y hacia donde queremos llegar. El líder dirige, porque su fin es alcanzar determinados objetivos y utiliza a un grupo o equipo de trabajo para ello. 


Para ser líder no se necesita un alto nivel de coeficiente intelectual. Está  probado científicamente que una persona titulada y con bastantes estudios académicos se queda corta a la hora de liderar un grupo y la persona que ha tenido pocos estudios se desenvuelve con excelencia al momento de guiar un equipo de trabajo. 

¿Cuáles son las cualidades necesarias que se necesitan para ser un buen líder?

En su libro “Liderazgo: El poder de la inteligencia Emocional”, el Psicólogo y periodista Daniel Goleman enuncia cuatro componentes  de la inteligencia emocional para ser un líderes de exito. 


El primero es la autoconciencia que es la capacidad que le permite al líder determinar cuáles son sus puntos fuertes y sus limitaciones para dirigir. Cuando el líder es consciente de sus debilidades y limitaciones se permite reclutar en su equipo de trabajo a las personas que tengan los talentos y las habilidades necesarias que el líder no posee para así  complementar su liderazgo.  El líder que posee autoconciencia está preparado para recibir críticas y las toma con bastante sentido del humor, se retroalimenta en beneficio del liderazgo que va diseñando para dirigir el equipo que lidera. 

El segundo  componente es la autogestión que no es más que el control de las emociones positivas y negativas de su propio temperamento para gerenciar el grupo. Es el autocontrol que por obligación debe poseer toda persona que quiera ejercer un liderazgo; si el líder no se domina así  mismo nunca podrá guiar a otros. Goleman  describe la autogestión como una especie de conversación interior  continua que nos libera de la prisión en la que pueden encerrarnos nuestros sentimientos.

El tercero es la empatía. Que es la capacidad emocional que permite al líder conectar con las emociones de los integrantes del grupo y así sacar mayor provecho de sus capacidades. Cuando se posee empatía el líder guía, inspira,  corrige y refuerza a los integrantes del grupo para alcanzar el objetivo en común. 


El Cuarto componente es la capacidad social, es la habilidad que le permite al líder  conectar con  el entorno social.  Es una red de amigos y personas dispuestas a ayudar al líder en el momento adecuado.  Esta habilidad se extiende más allá su entorno   y  le permite proyectarse como un auténtico líder de masas. El líder político por ejemplo, que no tiene contacto con el pueblo es como el pez fuera del agua, si esta fuera muere y el líder sin un pueblo que se identifique con los ideales que proyecta, está muerto.

Daniel Goleman hace la siguiente pregunta: “¿La capacidad social se considera una aptitud clave para el liderazgo...?

 La respuesta es que sí, sobre todo si se compara con los demás componentes de la inteligencia emocional. Da la impresión de que la gente sabe instintivamente que los líderes tienen que gestionar las relaciones adecuadamente; ningún líder vive aislado del mundo. Al fin y al cabo, su labor es conseguir que otras personas trabajen, algo que la capacidad social hace posible. Si un líder no sabe expresar su empatía es como si careciera de ella. Y la motivación del líder será inútil si no logra comunicar su pasión a la organización. La capacidad social les permite sacar partido de su inteligencia emocional".

El líder que posee estas cualidades se sitúa en el tope de la pirámide del verdadero liderazgo y a la vez  se hace indispensable para el movimiento, partido o grupo que dirige. 

Lic. Vladimir Batista. 
Abogado 





lunes, 19 de enero de 2015

EL NACIMIENTO DE UN GUERRERO

Lic. José del Castillo saviñón


El pasado sábado 17 de enero, el pre candidato a senador por la provincia de Barahona, el Lic. José del Castillo saviñón arribo al municipio de Vicente noble para promocionar su candidatura junto al pre candidato a sindico por Vicente noble el Lic. Ramón torres. 

La presencia y el espíritu del también ministro de industria y comercio José saviñón le confiere a la región de Barahona nuevas esperanzas, al contar con un  pre candidato bastante joven,  con una excelente preparación académica  y con un espíritu emprendedor político que no tiene competencia. 


El Lic. José del Castillo saviñón posee la energía que no  tienen los demás pre candidatos y que tampoco poseen aquellos que ya han asumido  el cargo a senador. Es un espíritu de un joven político que  más que político lo vislumbro como un guerrero, de espíritu limpio y corazón puro, que no tiene cola que le pisen y que está dispuesto a dar su sangre y su vida por Barahona para hacer de esta humilde provincia uno de los centros de desarrollo más importantes de nuestro país.

Más que un político, tenemos ante nosotros a un guerrero, a un ser dispuesto a sacrificar su tiempo para dar lo mejor de sí mismo para nuestra región y por la provincia.

El ministro es una pieza clave, una pieza de excelente calidad dentro del gabinete del presidente Danilo Medina y este hizo una excelente jugada (bastante interesante), al incluirlo dentro de su equipo de gobierno. Es el ministro más joven  y el político  con más energía fresca y carisma dentro del partido de la liberación dominicana y su perfil lo extrapola para algún día ser candidato por la presidencia de nuestra hermosa nación.

 Hasta la fecha su gestión no se ha visto manchada por ningún tipo de irregularidad o escándalo de corrupción lo que le confiere a la región de Barahona mucho más confianza y esperanzas.

En su breve discurso en el municipio de Vicente noble / Barahona fomento la unidad que reina entre los candidatos del partido   y el interés  de servicio y compromiso que tiene personalmente para representar Barahona y toda la región.  Expreso que tiene la misión no de defraudar a su gente  y que su triunfo electoral será contundente, incuestionable  y que con humildad  y compromiso luchara en el congreso por los intereses y el desarrollo de la región.





viernes, 16 de enero de 2015

POBRE DEL POBRE COMO DICE LA CANCION


Cuando un equipo de de Carlos Slim llegó al país  en tiempos pasados a propósito de las negociaciones para la compra de la Verizon, Compañía Dominicana de Teléfonos (CODETEL), al llegar en el vahículo en que andaban a la sede central de la compañía se asombraron al ver todos los carros lindos estacionados que habían en el parqueo.

-Echale, manito, pero cuántos carros modernos tienen los ejecutivos de la empresa- dijeron los ejecutivos mexicanos.

A lo que un dominicano de Codetel que andaba con ellos les respondió, como quien no quiere la cosa:

-¿Los carros de los ejecutivos?. No señores, esos son los de los empleados. Los de los ejecutivos están el parqueo subterraneo.


Vaya usted a ver...Tremenda sopresa para los manitos, mexicanos...
Son tan modernos los carros de la gente aquí, que ellos creían que eran de los ejecutivos, no de simples empleados.

Claro, desconocían que este país es chiquito pero tupío, que aquí "cualquier bejuquito amarra,  cualquier soguita hace un ñú, y cualquier sastre de campo, al pueblano le hace un flú".

Aquí cualquiera tiene un jeepetón de lujo, porque es uno de los paises, "per capita", con mayor cantidad de jeepetas.

Que vayan a ver los carritos "pipiripao" que andan  en las calles de Mëxico, de los ensamblados por ellos, con modelos atrasados, igual que en Venezuela, Brasil, Argentina.
Este país le lleva la milla a cualquiera en carro buenos y de lujo, del año.

La mejor demostración son todas las ferias una detras de la otra, con carros nuevos y usados que aquí se hacen , y todas venden millares, con las facilidades y los créditos.

De ahí los tapones insufribles que se forman en las horas pico, que para usted cruzar la ciudad de un extremo a otro, hay que hacer una hora santa, una profesión y un viacrusis para llegar a tiempo a una reunión.

Y tanto que aquí la gente se queja.

 Por entrada de vehículos es que hay mayor recaudación en Aduanas.

Aquí se venden tantos Mercedes Benz, que la Daimler Benz, ahora Daimler AG, dedicó un capítulo de gerencia al país, a través de Ozama Trading Company.

Hablamos  de pobreza, que la hay, pero por calles de algunos barrios pobres, como Guachupita en medio de barrancones no se puede pasar, porque hay carros de lado y lado, y en las casitas cayéndose hay nevera, televisor a colores, estufas, equipo de músicas, y carajitos con tenis de marca.

 Que vayan a Colombia para que vean niños barrigones, desnudos, descalzos, chupándose el dedo, en los campos y vecindades, con más hambre que algunos faránduleros en ruedas de prensa donde hay picadera, para que sepan si el "gas pela."





Lo que pasa es que ser pobre aquí se ha convertido en una profesión y un método de chantaje, por lo de "humildes padres de familia", que por ello hay que dejarlos que tiren basura en la calle, se roben la luz, e invadan terrenos ajenos.

Claro, son pobres, pero los pobres de aquí tienen la cultura del tigueraje, y "se la buscan" mejor que cualquiera, eso no podemos negarlo....Hasta para hacer campaña e ir a las marcha caravanas políticas hay que pagarle a los pobres de aquí, y algunos casos "soltar" algunas cajas de ron y hasta de whisky para "motivar" el bandereo, porque si no, se cruzan de brazos y no vocean.¿Y es fácil?

Diferente a esos indios con un sombrero y una ruana que usted encuentra en cuclillas  en cualquier esquina resignado a su suerte, en México, Suramerica y en en los campos de Centroamerica...Tan conformistas y sumisos, los pobrecitos, que se los está llevando el diablo y no dicen nada. Diferente a los pobres de aquí,  que todos los dias están en los noticieros protestando. No es que pretendamos que los de aquí sean así, pero la Caperucita no es tan tierna e inocente, como la pintan en el cuento, con los tantos años siendo mujer del lobo feroz.

Ojalá ser ellos ser un pobre dominicano, que se bebe el salario del mes y del otro, en un centro cervecero, colmadón, oyento bachata, dembow, regueton y jugando su palé.

Que si ve la luz queman gomas y tiran piedra, aunque nunca hayan visto lo que es una factura de pago del servicio eléctrico.

Nos referimos a los "humildes padres de familia" de profesión,  no los abarcamos a todos, quede claro, porque aquí hay pobres muy solemnes.



CAOS, EL BING BANG DE LOS MILLONARIOS


Si no hubieran vivido un caos, los millonarios no hubieran aprendido ciertos valores ni fraguado ideas que hoy los hacen exitosos, al menos económicamente.



(Para una mejor experiencia y maridaje, el chef autor recomienda leer este artículo mientas se escucha la canción Madness del grupo Muse).

Mi padre seguido recuerda sus clases de termodinámica, y a sus 74 años aún conserva su cuaderno de la materia. Por el trauma de tener un profesor exigente, dice que a veces tiene pesadillas; sueña que está en clase y lo pasan al pizarrón a calcular la entropía de algo. De ahí conocí por primera vez el término con que aquí uno a los millonarios.

La entropía es, en términos profanos y entendibles para un servidor, la energía que no se puede utilizar en un sistema cerrado. Por ejemplo, una planta hidroeléctrica convierte el movimiento del agua en electricidad. No todo el movimiento se aprovecha, así como no todo el calor de una estufa se utiliza para hervir un pocillo de agua. La entropía es la medida de esa energía no utilizada. En un sistema cerrado, la entropía tiende a crecer; eso significa que cada vez menos energía es utilizable.

Un reloj de cuerda deja de funcionar gradualmente porque la energía latente en su muelle se utiliza para mover las manecillas del reloj, y parte de esta energía se convierte en calor irrecuperable. Debido a que el calor no se puede reconstituir en energía utilizable, esta energía se pierde irremediablemente, y el reloj no puede darse cuerda por sí mismo. Eso que se “pierde” se debe a la entropía.

Muchos irreverentes e ignorantes iconoclastas (me incluyo) han relacionado directamente esto con la teoría del caos, entendiendo a la entropía como una medida de lo que no está ordenado, y a la teoría del caos como una tendencia irremediable de los sistemas a caer en el desorden.

Pero como los físicos, químicos y otros científicos se enojan cuando uno utiliza este concepto para cuestiones ajenas a la termodinámica, diré que sólo lo usaré de buen pretexto para presentar situaciones realmente caóticas que han vivido personas que hoy gozan de grandes fortunas y empresas exitosas. Mi teoría es que si no hubieran vivido ese caos, ellas no hubieran aprendido ciertos valores ni fraguado ideas que hoy los hacen exitosos, al menos económicamente.

El desorden en grado de caos es muchas veces necesario para ver la realidad, es el esclarecedor de que existe “algo más”, y sólo entonces se encuentra esa verdad detrás de una idea propia en la que nadie cree al principio porque no la pueden ver. El confort de un sistema que se cree de baja entropía hace que las personas no necesiten ver o hacer algo diferente. (Lee también: El mejor consejo: vislumbra oportunidad y abundancia.)

Lo curioso con este símil de entropía-caos-oportunidad es que existen varios escenarios que, aunque parecen dilemas, son en realidad perfectamente compatibles:

Una persona que vive en la certidumbre vive en un orden sólo aparente, y tiende a creer que no se está deteriorando el sistema al que pertenece, sistema donde él es una pieza de un subsistema que se deteriora a pasos agigantados cada día. Un empleado dura 20 años en una empresa en su mismo puesto, con su mismo salario, con su misma carga de trabajo. ¡PUM! Lo corren. Viene el caos instantáneo, y muchas veces la desmoralización es tal que es imposible crear otro sistema.


Una persona que vive en la incertidumbre, percibida a partir de su inconformidad, está más dispuesta a cambiarse de sistema e intentar cosas diferentes. Válgase el pecado nuevamente de usar la analogía con termodinámica, la alta entropía hace que la cantidad de energía utilizable para el trabajo sea baja; es energía poco utilizable para ese subsistema al que pertenece. Esta persona lo percibe y se cambia de sistema.



Una persona no vive en la certidumbre ni en la incertidumbre. Aunque no lo note, el sistema en que esté, el que sea, tiende a deteriorarse. Mejor sería que lo notara para poder ELEGIR un sistema que le permita subsistir con energía de calidad y utilizable por el mayor tiempo posible (ideal que durara más que su propio sistema corporal humano).


Digamos que tu sistema cerrado se descompone, tu viejo despertador ya no funciona, tu auto del 98 ya no camina. Cuando esto sucede tendemos a reparar el daño, y esto es como reparar un viejo amor: no sale bien… es un perro zombi salido de Cementerio de mascotas. Parece más sencillo, o al menos más cómodo, pero la “entropía” se encarga de que el caos aumente si te quedas ahí viendo. Tienes que crear otro sistema, salir de esa caja cerrada para crear lo impensable, un universo alterno:


Howard Schultz, el billonario dueño-CEO de Starbucks, vivía en un complejo habitacional para pobres. Dice que un día se dio cuenta que “del otro lado” había más recursos, más dinero, familias felices, y que por alguna razón, que no sabe cuál es (yo si sé), decidió cambiarse de lado. Quería hacer cosas por encima de lo que la gente creía posibles. Así pasó de ser vendedor de Xerox a otros puestos. Sus jefes no creyeron en su idea de crear un ambiente, más que vender café, y eventualmente terminó comprándoles el negocio. Hoy es curioso ver cómo es muy fancy llevar un café de 50 pesos en la mano cuando la idea la tuvo una persona muy sencilla que era pobre y que no ha olvidado sus orígenes.


Do Won Chang, fundador de la marca Forever 21, atendía gasolineras, una cafetería y también fue personal de limpieza. Tenía tres trabajos para salir al paso cuando llegó a Estados Unidos en 1981. En 1984 ya tenía su propia tienda de ropa.



Ralph Laurent atendía en una tienda de Brooks Brothers y se preguntaba por qué las corbatas eran tan aburridas. Decidió crear sus propias corbatas. Su apellido no era Laurent; él se lo inventó para que sonara más cool. Hoy es casi un noble y su apellido es sinónimo de hiper hype (¡oh! que lámpara tan fina… es que es Ralf Loooraann… se pronuncia como en francés, amiga).


Larry Ellison, creador de Oracle, abandonó la universidad después de que su madre adoptiva murió. Durante ocho años tuvo trabajos poco remunerados, ocasionales y de baja responsabilidad. Entre otras muchas cosas, IBM no creía que sus productos se vendieran. Larry dice que nunca ha cesado de cuestionar la sabiduría convencional. Pobre Larry, ¿cuántos millones vende Oracle al año?


Juan Antonio Hernández, mexicano multimillonario dueño de Autofin, vendía autos usados, no sin antes haber pasado por todos los puestos de una empresa automotriz desde los 16 años (cajero, valuador, entre otros). Un buen día vio a su jefe de aquel entonces y se dijo: “en siete años no me gustaría verme como él”. Su esposa fue parte importante de su éxito, pues confiaba exageradamente en él, según sus propias palabras. La crisis, su mejor aliada: inflación alta y pocos créditos son el paraíso del autofinanciamiento (que no es otra cosa que una gran tanda muy bien organizada). Hoy puede gastar 3,000 millones de pesos en un desarrollo en Acapulco… ¿Cuánto, perdón..? ¿Me toma mi Jetta a cambio?


A J. K. Rowling, la creadora de Harry Potter, la corrieron de su puesto de secretaria en Amnistía Internacional, por estar soñando despierta más de la cuenta… pensaba demasiado en Potteee. Escribió el cuento con todo y que tenía depresión clínica (incluso pensó en suicidarse), divorciada, sin dinero y con una hija muy pequeña que cuidar llamada Jessica.


Bueno, la lista de ejemplos podría seguir, pero a mí me urge derivar de esto algunos principios que observo:

El caos provoca el fin de un sistema de trabajo. Puedes quedarte en el sistema hasta que revientes: en Brooks Brothers, en la VW, en la gasolinera, o vendiendo Xerox. Hazlo si quieres. Pero también puedes crear tu propio sistema.


El caos es necesario para despertar. Si hoy te sientes mal, deprimido, insatisfecho. Tal vez te duele la cabeza, no tienes auto, algún familiar está enfermo, te pagan mal. Tranquilo, puedes cambiarlo. Nota este extraño hecho: para despertar es indispensable estar dormido. Hoy vives una pesadilla; sin esa pesadilla no querrías despertar. Estarías a gusto, dormido, siendo ordeñado de tu energía por máquinas como en la película Matrix.


Afortunadamente, el caos es el principio del cosmos (del griego κόσμος, orden) y viceversa.

Imagina el espacio y el principio del Universo:

Nada y silencio… ¡Bum!, Big Bang, caos… una explosión que arroja materia a todos lados… Calma nuevamente, sistemas planetarios… Vida, orden.

¿Quieres orden y una vida? Aprovecha ese caos, tu propio Big Bang para crear un nuevo universo.

De postre, el chef recomienda escuchar el concierto “Emperador”, de Beethoven.

Nota del autor: Agradezco las recomendaciones profesionales sobre física de Rebecca Melgar Casarrubias y las referencias biográficas obtenidas de Business Insider.



Contacto:

Correo: alex.llantada@gmail.com

Twitter: @Alex_Llantada

LinkedIn: Alejandro Llantada Toscano

Facebook: Alex Llantada

Fuente Original: http://www.forbes.com.mx

viernes, 9 de enero de 2015

LA PRECANDIDATURA DE UN FOSIL



El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir.  Juan 10:10.

El discurso del Ex presidente de la republica  Hipólito mejía, es un discurso repetitivo, lastimoso y patético, de un hombre que juro ante Dios por la patria y por su honor respetar la constitución y velar por el bienestar de todo el país. Es el discurso de un hombre que no tiene vergüenza ni respeto por la gente a la que se dirige. Si el tuviera un mínimo de vergüenza no aspirara nunca más a  la presidencia de este  país.  Tampoco es el candidato que hay que tenerle miedo, porque tiene las elecciones ganadas, más bien todo lo contrario.

Está a la cabeza de un partido que es hermano gemelo de un partido fraccionado y dividido que tampoco tiene candidato para sacar del juego al partido de gobierno, que por cierto está haciendo un excelente trabajo a pesar de la crisis económica que existe  nivel mundial. 

Hipólito mejía no tiene ni la seriedad ni la capacidad, ni el temple de un hombre como Danilo Medina para mantener la estabilidad económica y social que existe el día de hoy. 

Si dirigentes como Orlando Jorge mera o Guido Gómez Mazara hubieran tomado el timón del Partido Revolucionario Dominicano otro gallo hubiera cantado. Nunca aspiraron ni le permitieron obtener la presidencia del partido y el mando fue a parar a manos de un “líder” que lo que hizo fue dividir el partido.

Un PRD dividido, un PRM nuevo  que va por el mismo camino y cometiendo los mismos errores de su hermano mayor.

Está a la cabeza un hombre que está llegando a los ochenta años de edad y que no le da la oportunidad a gente joven y nueva a que aspiren a dirigir nuestra hermosa nación.

Aquí una copia del patético discurso. 


Pueblo dominicano:
El inicio de un nuevo año nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre nuestras vidas a nivel personal y, sobre todo, en lo que respecta a nuestro futuro como nación.
Es a partir de esa reflexión que he ponderado algunos temas que considero relevantes para nuestra patria.
En los últimos meses, he recorrido palmo a palmo el país. He conversado con la gente, escuchando con atención sus quejas, temores e inquietudes.
De manera particular, he recorrido nuestros campos y he sentido de cerca la necesidad de nuestros productores agrícolas de tener acceso a las nuevas tecnologías, enfatizando en la investigación, la extensión y la capacitación, para fortalecer la base alimentaria del pueblo dominicano y exportar para generar divisas.
He visto el enorme deseo que tiene nuestra gente de progresar, y su compromiso con un mejor destino. Un destino que, estoy seguro, podemos construir entre todos.
Estoy convencido de que la mayoría de nuestra población necesita y quiere vivir en un país mejor.
Un país que nos ofrezca la oportunidad de alcanzar una vida digna en base al trabajo decente y honrado.
Un país donde las mujeres y los jóvenes reciban el apoyo necesario para desarrollar sus capacidades en un marco de equidad y respeto.
Un país que cuide a cada niño o niña con amor y le ofrezca la protección y el apoyo necesario para el desarrollo de sus potencialidades.
Un país donde los envejecientes sean protegidos y valorados con gratitud.
Un país donde la cultura, la recreación y los deportes sean espacios de encuentro, creatividad y esparcimiento para todos los sectores.
Un país solidario donde se enfrente la pobreza y la desigualdad, y en el cual se trabaje por el bienestar de todos.
Un país donde las personas con cualquier tipo de discapacidad encuentren las puertas abiertas para su inclusión a la vida productiva y social.
Un país donde el Estado de Derecho, la independencia y rectitud de la Justicia y el respeto a las instituciones, prevalezcan por encima de los intereses particulares de quienes detenten el poder.
Un país con instituciones y autoridades transparentes, que rindan cuenta y combatan la impunidad, sin dejar de sancionar todo tipo de corrupción.
Un país donde el crecimiento económico y la creación de riquezas vayan junto al desarrollo humano, la equidad y el bienestar social.
Un país donde los sectores productivos reciban el apoyo que necesitan para ser competitivos y crear empleos, a fin de que nuestros jóvenes y mujeres tengan la oportunidad de obtener un trabajo digno y decente.
Un país donde los ciudadanos se sientan seguros y protegidos de la amenaza que causan la delincuencia y el crimen.
Un país donde la gente no sea golpeada constantemente por el incremento del costo de la vida.
Un país donde tengamos la cobertura de los servicios de salud necesarios para que una enfermedad catastrófica no se convierta en una sentencia de muerte, especialmente para las familias de escasos recursos.
Un país donde se garantice la continuación de los esfuerzos que se han hecho para impulsar la educación, enfatizando, a partir de ahora, la educación para el trabajo, la educación para el desarrollo de la nación y satisfacer la demanda de recursos humanos que tienen los sectores productivos.
Un país que recupere su prestigio en el escenario internacional, mediante la eficiencia de su función diplomática y consular, sin dispendio ni favoritismo.
El diálogo  con la gente me ha convencido de que la sociedad dominicana quiere que el gobierno que  conduzca la nación a partir de agosto del año 2016, esté en manos responsables, honestas y solidarias que enfrenten con determinación los problemas estructurales del país.
En ese diálogo, también he percibido el temor de que en el año 2016 nuestro país vuelva a caer en las mismas manos de quienes lo saquearon en beneficio propio.
Fueron precisamente esas manos arrogantes e indolentes, distanciadas de los valores y principios morales que nos legaron los fundadores de la dominicanidad, las que abrieron la compuerta a la corrupción que hoy nos arropa y desangra como sociedad.
Esas mismas manos turbias fueron las que, irresponsablemente, privatizaron las empresas públicas.
Al cerrar esas empresas, que generaban miles de empleos, no sólo dieron una bofetada a la dignidad nacional, sino que también aumentaron la pobreza y dejaron desamparadas a miles de familias. Los justos reclamos de los trabajadores de los ingenios azucareros, son un dedo acusador contra ese crimen de lesa patria.
Una consecuencia irritante de esa negación de valores es el surgimiento de una casta de funcionarios, quienes no pueden explicar el origen de la fortuna que exhiben de manera desvergonzada y altanera.
Para impedir que esos corruptos ilustrados retomen el poder, debemos aprovechar la oportunidad que nos brindan las próximas elecciones.
Señoras y señores:
Nosotros, que amamos esta tierra, tenemos el deber imperativo de unirnos, para construir una nación donde nuestra gente viva mejor.
Para erradicar la delincuencia, la corrupción y la pobreza tenemos que ganar las elecciones del año 2016, a nivel presidencial, congresual y municipal.
Para eso es necesario articular una mayoría con la participación de los sectores políticos, empresariales, religiosos, sociales, sindicales y populares, así como la de los ciudadanos independientes, comprometidos con el bienestar nacional.
La unidad de todos los sectores del país es necesaria y urgente. No se trata de un desafío de una candidatura presidencial, ni de un problema exclusivo de un partido político.
Por eso, hago un llamado a la sociedad, a los partidos políticos, a los empresarios y profesionales, a ponernos de acuerdo para sacar al país de la encrucijada a la que ha sido llevado.
Debemos integrar una boleta electoral que reserve un lugar especial a los mejores hombres, mujeres y jóvenes, representativos de esos sectores.
Estoy seguro de que así vamos a ganar la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso y la mayoría de las alcaldías municipales.
Señoras y señores:
Parecería que mucha gente ha llegado a la conclusión de que hacer las cosas bien no tiene méritos, que no vale la pena para nada.
La corrupción no muestra límites.
Jamás en nuestra historia la corrupción alcanzó un nivel de impunidad tan alto.
Eso constituye una seria amenaza para nuestra democracia y para la paz social.
Nuestras instituciones están secuestradas.
El control que tiene un sector del PLD sobre los poderes públicos, desconoce el sentido de pluralidad y equilibrio que debe caracterizar una genuina democracia.
En ese escenario, tengo el deber de aportar lo mejor de mí, poner toda mi capacidad de trabajo y mi experiencia, para contribuir, con la firmeza y decisión que me caracterizan, a poner en práctica una agenda consensuada que haga realidad el país que la gente quiere.
Una agenda inspirada en los ideales de justicia y patriotismo del fundador de la República, Juan Pablo Duarte, cuyo natalicio conmemoramos este 26 de enero.
Al igual que Duarte, estoy convencido de que los municipios son la unidad territorial desde la cual se debe gestar el desarrollo integral del país.
He propugnado y lo seguiré haciendo, por la descentralización administrativa mediante el fortalecimiento de los gobiernos municipales y la distribución equitativa de la inversión pública para que los beneficios del desarrollo alcance a todas las provincias.
Comprometido con la tarea de hacer un gobierno con todos y para todos, quiero anunciar con claridad, que participaré en la convención para elegir el candidato a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Moderno.
Como es mi costumbre, estaré siempre apegado a la búsqueda de la unidad, al respeto de los principios democráticos y al espíritu de compañerismo.
Defenderé el derecho a elegir y ser elegido que tienen todos los compañeros y compañeras a participar en una convención libre y democrática.
La situación del país es, sin lugar a dudas, demasiado grave para cruzarme de brazos.
En lo más íntimo de mi ser tengo arraigado el deseo de dejar un legado a mi país, del cual mi familia y mis conciudadanos puedan sentirse orgullosos, hoy y en el futuro.
Dominicanos y dominicanas: ratifico ante ustedes mi fe, mi optimismo, mi creencia profunda en el país, y mi compromiso con la búsqueda del bien común que nos legaron nuestros líderes ya idos.
Ahí está la fuente de nuestra inspiración, sin distinción de partidos o de colores políticos, para hacer que la sociedad se levante, airosa y llena de fe en el porvenir.
Que Dios nos bendiga e ilumine a todos y a todas.
Muchas gracias.
an/am

martes, 6 de enero de 2015

LA FUERZA: YODA Y EL MANUAL PARA HACER UNA REVOLUCIÓN / II


No es una broma: en la manera en que Yoda, Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi enfrentaban al Imperio, liderado por Darth Vader, se esconde el secreto de muchos de los triunfos en guerras y empresas: el concepto de la estrategia llamado Aproximación Indirecta. Encuentra aquí las ocho claves.




«El tamaño no importa. Mírame a mí. Me juzgas por mi tamaño, ¿eh? Y no deberías porque mi aliada es la Fuerza, y una poderosa aliada es… De la vida es la creadora, crecer la hace, su energía nos rodea a todos y nos une… ¡Luminosos seres somos! ¡No esta cruda materia!»

Yoda a Luke Skywalker


Alejandro Llantada
Yoda parece pequeño e insignificante. Luke Skywalker se ve demasiado ingenuo. Obi-Wan es viejo y viste con ropa sencilla. Cómo compararlo con la bestial tecnología del Imperio: naves veloces, una estrella de la muerte que puede destruir planetas enteros en minutos, un poderoso emperador que lanza rayos de las manos (Yoda solo mueve las orejas) y un imponente Darth Vader, dueño de un ejército intergaláctico. ¿Qué oportunidad tienen estos revoltosos?

Tienen toda la oportunidad. Ellos son la Fuerza Luminosa, la única que puede contrarrestar la Fuerza Oscura. (No dejes de leer La Fuerza: Darth Vader y la fuerza oscura/ I) Los empresarios y los ejecutivos disruptivos con eso se tienen que enfrentar, con megamonstruos, que pueden ser desde competidores gigantes de la industria, hasta otros ejecutivos anticuados con ideas egoístas y empantanadas.

Para aquellos que quieren cambiar el statu quo de la política, de la vida empresarial tradicional, de la indiferencia, de la parsimonia. Para aquellos que están hartos de la corrupción y del hambre en un país rico empobrecido. Para ellos escribo este manual que afortunadamente no se basa sólo en mis ideas locas, sino en estudios formales de diversas guerras, batallas, movimientos políticos, empresas (en el sentido más ambicioso de la palabra), que han transformado nuestro entorno y conformado países, ideologías, culturas nuevas. Estudios de hechos que cambiaron el mundo. Todo lo que hicieron los macedonios, persas, romanos, franceses, ingleses, estadounidenses y cualquier movimiento militar relevante que se recuerde fue analizado para encontrar el común denominador de una sola cosa: la victoria. Justo lo que buscan los Jedis para lograr el restablecimiento de la República Galáctica.

El pragmático estudioso inglés que estoy a punto de presentarles inspiró con sus ideas a disimiles pacifistas, exitosos empresarios y políticos actuales. Militares de todo tipo, como Rommel, infame ideólogo del nazismo; Guderian, ejecutante de las primeras guerras relámpago; Patton, icónico general estadounidense que era idolatrado… Incontables personajes que cambiaron la faz de la tierra basaron sus acciones en las opiniones de este estratega.

Lidell Hart, creador del concepto de la estrategia llamada Aproximación Indirecta, se basa en la idea de que prácticamente todas las victorias en la historia se deben a la opción de no enfrentar directamente al adversario. El mismo Hart sabe y expresa que sus ideas no sólo son aplicables en contextos bélicos, sino en cualquier situación humana. Lo cito textualmente: “La aproximación indirecta es tan fundamental para el ámbito político como lo es para el ámbito sexual”. Es así: la fórmula de una revolución exitosa.

Los Jedis vencen usando estos poderosos conocimientos, que si bien están a la mano de cualquiera… como todo lo valioso, es invisible para los que no quieren verlo. La condición para usar estos secretos es siempre encomendarse a la Fuerza Luminosa, la que se base en la ética y el bienestar de la mayoría. Los ejemplos aquí expuestos son solo ilustrativos, ya sabes…  el Yin de todo Yang; son aspectos oscuros para que la luz sea fuerte. He aquí las máximas basadas en axiomas irrefutables. Te presento el Manual para hacer una Revolución:

 1. Ajustar el objetivo a los medios disponibles. Amigo Jedi, no te confundas… No se trata de ser pesimista; al contrario: se trata de ser optimista y pensar en el objetivo más ambicioso realizable con tu pequeño grupo de revoltosos y tus escasos recursos. El gran dilema estriba en que con tus limitadas fuerzas puedas lograr la más grande ambición con los medios que tengas a la mano. Recuerda: los medios disponibles cambian con el tiempo, pueden crecer y entonces tú objetivo a largo plazo cumplirse.

¿O cómo crees que empezaron los bolcheviques, los panistas, los nazis, los priistas, los Apples y los Starbucks? Si bien su objetivo era literalmente “conquistar al mundo”, todo empezó en un cuarto de 4 por 4 metros y sus medios limitados fueron maximizados. Piensa como un mercadólogo y empieza con un pequeño nicho de especialidad y vuélvete experto en él.

2. Mantén tu objetivo constantemente en la mente mientras adaptas tus planes a las circunstancias. Mi papá siempre me ha dicho: ningún plan sale exactamente como lo piensas. Imagina que eres Alejandro el Magno y quieres llegar a “A” pasando por “B” para sitiar “C”. Sale Darío y te bloquea “B”. ¿Te vas a sentar a decir: “Chin, ya no salió mi plan”? ¡Obviamente no! Sabes que también está “X” o “Y” o que, mejor aún, tal vez no tengas que pelear de forma solitaria y “C” se pueda ganar con política. Como Cortés lo hizo con los mexicas: hazte amigo de tus enemigos los totonacas, dales prestigio, poder, posibilidad, aprovéchate de sus creencias. No todo tiene que ser exacto, abre tu mente. Pero, en serio, ábrela, ya que es la única forma de adaptar tu plan a lo que está pasando.

3. Escoge la línea de acción menos esperada. Imagina que eres el CEO de la firma de contadores #1 a nivel mundial (que, sobre todo, hace auditorías) y que tu firma entra en una crisis de reputación que la destruirá en semanas, después de 150 años de historia. Todos los stakeholders súbitamente te dan la espalda y tus competidores también te están comiendo vivo. ¿Qué harías? Te diré la contestación tradicional en tono irónico (imagínate la voz del Chavo del Ocho): “Defenderme con todo lo que tengo y, si no sale bien, fundar otra firma de contadores públicos que hagan auditorías”. ¡TAAAA, TAAAA TAAA, TA! ¡DE NINGUNA MANERA, CHAVO! Mira, por favor, sé un poco más sagaz y mejor agarra tu división de consultoría y especialízala en servicios de tecnología. ¿No crees que eso sería una acción menos esperada y más inteligente? Contestación con tono del Chavo del Ocho: “Pero eso no forma parte del share of market que dominamos actualmente ni de nuestra cartera de clientes principales”. Réplica de Lidell Hart desde ultratumba: “OK, entonces húndete y toma tu zape. Pero considera que Accenture así nació… Surgió triunfal del fatal fallecimiento de la firma Arthur Andersen, y hoy nadie le hace mella, ¡ni las Big Four ni el señor Barriga le cobran la renta!”.

4. Aprovecha la línea de menor resistencia. Poderoso Jedi, si tú y tu gente se suben a sus escasas 15 naves y decides enfrentar a la Estrella de la Muerte valientemente y de frente (como los machos), ¿qué pasará? Pues tal vez te hagan un monumento al valiente más tonto. ¿No será mejor usar la inteligencia (espionaje, pues) para encontrar el punto débil de la Estrella y así mandar a tu mejor piloto a ese preciso punto? ¿Muy obvio, no? ¡Qué fácil! Pero, ¿tú lo haces con tu personal? ¿Así atraes y retienes al mejor talento por la línea de menor resistencia? ¿Te preocupa el mercado competido y le ofreces algo que los otros no?

Qué tal un poco de comprensión humana, meditación (no te persignes, Google lo hace), respeto por su tiempo personal, atención a su familia e hijos, opciones para que su altruismo se desenvuelva, canales de comunicación directos y reales, educación especializada, intercambios al extranjero, accesos a discapacitados, instalaciones ecológicas (mínimo ahorro de agua en los mingitorios, paperless igual te suena a too much), cultura real de compañerismo e igualdad (campaña de “estirados, todos somos seres humanos”), por mencionar algunos aspectos que pocas empresas ofrecen hoy en día.

Un ejemplo extra sobre la menor resistencia en el mercado telefónico: el pésimo servicio, el resentimiento social hacia esas fallas, las emociones, los precios altos. Atacar con todas tus armas el concepto de cobertura sería inútil porque es el de mayor resistencia. Pégale a lo débil.

5. Toma una línea de operación que ofrezca objetivos alternativos. Para aquellos que juegan ajedrez será fácil recordar esa situación donde se pone en aprietos al contrincante: “Si muevo el peón y lo vuelvo reina, me comerá la torre y pierdo una pieza importante para la fase de finales. Y si no lo muevo, me comerá al peón, ¿qué hago, oh, Dios?”.

Un mañoso exjefe era experto en hacer que proveedores externos y empleados hicieran cosas gratis para su beneficio particular. Siempre ganaba por que decía: “Mira, Thomas, te voy a decir un secreto: yo puedo inclinar la balanza para que tú te lleves la licitación pública… Mientras, hazme esto”. El ingenuo proveedor ya estaba en un dilema: si se le hacia el servicio gratis y no ganaba el concurso, perdía el esfuerzo realizado en este trabajo extra. Si lo hacía y ganaba la licitación, le debería más favores.

Si le decía que no haría ese trabajo, el jefe lo presionaría y hasta lo amenazaría de sacarlo de la jugada, y acabaría haciéndolo de todos modos. Ese dilema es el que busca esta máxima: poner al contrincante en “los cuernos del dilema” (búsquese, amigo lector, un uso más noble para la máxima, recuerde que estamos hablando de la Fuerza Luminosa).

También la máxima atiende a la flexibilidad de tu plan. Imagina que eres un emprendedor que lanza una innovación para el mercado B2B de productos de limpieza. Un sistema de nano partículas que hace que no tengan que gastar en limpieza de vidrios tan seguido ni en pulir cantera. ¿Lo lanzas por medio de una campaña tradicional o lo vendes por medio de distribuidores (tipo Avon)? Por qué no ambos o, aún mejor, por qué no te asocias también con una distribuidora de escobas y mechudos para que lo vendan en tiendas de autoservicio con marca propia. “Si no es Chon es Chana, pero de todos modos Juan te llamas.” (frase que utilizaba mi exjefe).

6. Asegúrate que ambos, planes y disposiciones, son flexibles y adaptables a las circunstancias. OK, aquí vamos de nuevo con la flexibilidad. Dice Lidell Hart que debes estar lo mejor preparado para saber qué hacer en caso de que un plan falle, o que tenga éxito, o que tenga un éxito parcial (este último lo señala como el más común).

Llegan Villa y Zapata a ocupar la Ciudad de México. Ambos bandos, sorprendidos e intimidados por la ciudad, llegan a tientas y apantallados, disparando incluso a un camión de bomberos por pensar que era artillería enemiga, matando a 12 bomberos. Algunos dicen que fueron muy educados y pedían alimentos casa por casa, otros dicen que se emborrachaban en cantinas y que derrochaban en los lugares más lujosos, y terminaban disparándose unos a otros.

Eso no importa… He aquí la alegoría importante: Villa y Zapata se tomaron una histórica foto en la silla presidencial: Villa sentado en la misma y Zapata a un lado porque no quiso sentarse en ella (y no me refiero a encima de Villa). ¿Qué pasó después de esa foto? Muchas cosas…  Entre ellas, perdieron todo. Nunca se consolidó todo su esfuerzo como una verdadera organización político-militar. Todo lo contrario al caso de Fidel Castro, que hasta la fecha “sigue vivo” y dando de qué hablar desde 1959. Amigo director, gerente, empresario: ¿ya te tomaste la foto en la silla? ¡Bien! ¡Ya ganaste! ¿O tal vez no porque no sabes que hacer después?

7. No lances todo tu peso en un solo golpe mientras tu oponente está en guardia. Estas en un bar con tu novia (si eres mujer, imagínalo al revés) y un tipo alto que viene con un amigo de estatura baja, te pega con el hombro, te molestas y le reclamas su descuido de una forma educada. El tipo es un idiota y aparte está borracho. Te insulta y de paso a tu novia. No quieres pelear, pero el tipo te grita en la cara insultando tu hombría. ¿Qué haces? ¿Le pegas? Este tipo de situaciones pasa todo el tiempo en situaciones empresariales y personales (quítale lo de borracho, y lo puedes ver hoy mismo en tus sala de juntas). Está probado que si atacas (o abordas) a alguien cuando está prevenido, bajan tus posibilidades de éxito drásticamente. ¿Tu competencia sabe que abrirás una tienda justo enfrente de la suya? Más te vale ser mucho más poderoso que él, porque si no lo eres, te las vas a ver negras por haberlo puesto en guardia. Busca los flancos, pon tu poker face, recuerda que el arte de la guerra es el arte del engaño. Miyamoto Musashi, invicto samurái, enseñaba que en sus duelos a veces llegaba con un trapo viejo amarrado a la cabeza para enfadar al enemigo (¡qué deshonra!) y otras veces no se ponía en guardia para que el contrincante bajara por reflejo la suya y de repente… ¡Bum! Otra victoria.

8. No lances un ataque en la misma línea (o de la misma forma) si antes ha fallado. Amigo, si ya perdiste dinero en algo, no pienses que si le metes más saldrás del problema. Es un error típico en batallas de todo tipo. Ponen más soldados (Hitler contra la Unión Sovipética) y nada…  Invierten más con la chica que quieren conquistar y nada… Le meten dinero bueno al malo en un proyecto que no camina y lo mismo… Si ya falló, busca otro camino. Es la máxima de “no seas necio”. Si te consideras perseverante, persevera pero por otro camino. American Express era una diligencia a finales de los 1800 y principios de los 1900. Entregaba paquetes con caballos y carretas, y poco a poco los bancos se fueron convirtieron en sus mejores clientes, el entorno mutaba y nuevas tecnologías salían por doquier. Otros ya habían desaparecido o se iban disminuyendo, aunque ellos continuaban creciendo. Imagina que eres el CEO bigotón de aquel Amex de 1905… Si observas que el mercado y la tecnología está cambiando, ¿te apresuras a comprar más caballos y carretas? ¡Gran visión! En 2015, el mundo será dominado por tus diligencias de vaquero. Tal vez tu empresa está justo en la misma situación hoy y los directivos, dueños y conexas “ni por aquí les pasa” y siguen comprando más caballos y carretas. Si es así, diles que googleen la frase “Santiago Nassar”.


Que la Fuerza sea luminosa y que tú seas buena persona no significa que te sentarás a que destruyan los bosques, animales y cultura de tu país. Ni a tu empresa, ni tu puesto, mucho menos a tu familia. Sigue el ejemplo del Dalai Lama, de Juan Pablo II. Eres bueno y necesitas levantarte y luchar por el bien. Hazlo por tu país, por tu planeta, por tu partido, por tu empresa, por ti. Los monjes Shaolin desarrollaron el Kung Fu para poder estar en paz. Jesús, Gandhi, Abraham Lincoln, Luther King dieron su vida por el amor y la paz, todos ellos vencieron y transformaron nuestro mundo usando algo en común: una aproximación indirecta.

Poderoso Jedi, ¿dejarás que los pachoncitos y amistosos Ewoks desparezcan por caprichos de un decrépito emperador? ¡Qué estas esperando! Ya tienes el manual, levántate y sálvalos. Que la Fuerza te acompañe.

Contacto:

Correo: alex.llantada@gmail.com

Twitter: @Alex_Llantada


Facebook: Alex Llantada

 Fuente Orginal del Articulo : Forbes Mexico